Casa Solidaria no hace caridad

La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba;
la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo.
– Eduardo Galeano

Nuestro objetivo es ayudar a las personas de pocos recursos económicos, proporcionando comida y tratándolos con dignidad y respeto.

Es una organización sin ánimo de lucro.

En sus orígenes, enero de 2012, Casa Solidaria se inspiró en el proyecto Casa Solidaria de Portugal impulsado por el Maestro budista Tulku Pema Wangyal Rinpoché. Casa Solidaria mantiene un carácter laico y abierto, y acoge voluntarios de cualquier creencia o religión.

¿El porqué de CASA Solidaria?

Actualmente hay demasiadas personas que duermen en la calle y tienen dificultades para encontrar comida y, a menudo, acaban comiendo mal o pasando hambre. También hay otras muchas que, aunque aparentemente no necesitan ayuda, pues tienen casa y no viven en la calle, están en una situación precaria y pasan por muchas dificultades para cubrir incluso sus necesidades más básicas.

Todas esas circunstancias nos conmueven profundamente, por lo que queremos ayudar a esas personas. Además, sabemos que la línea que separa el bienestar de la pobreza es muy débil y en cualquier momento nosotros también podríamos estar en esa misma situación y necesitar la ayuda que hoy podemos dar.

¿Que hacemos?

Cocinamos y repartimos cenas solidarias en Barcelona y Madrid, y damos de comer a unas 1.100 personas a la semana.

En función de los recursos del grupo o de las donaciones puntuales añadimos, por ejemplo, café con leche, una taza de caldo o gazpacho o una porción de pizza.

Cada cena incluye:

  • Un bocadillo (para que sirva de desayuno del día siguiente)
  • Un plato caliente (que entregamos en envases individuales)
  • Un yogurt o postre lácteo
  • Un zumo
  • Una o dos piezas de fruta
  • Una pieza de bollería: croissant, ensaimada, bizcocho…
  • Pan: de barra, de payes, panecillos…